Menu

Falleció Pablo Cedrón

El entrañable actor pereció en el sanatorio La Providencia tras una larga enfermedad.                                                                                                                               

La noticia fue anunciada por la Asociación Argentina de Actores esta madrugada a través de las redes sociales. Una gran cantidad de colegas del medio lo recuerdan como un personaje divertido, apasionado por la actuación, con una capacidad impresionante para la improvisación, pero por sobre todas las cosas, un gran tipo.

Actor de toda la cancha, trabajó en teatro, publicidad, televisión y cine. Saltó a la fama por su trabajo en televisión en los inolvidables programas humoristicos "De la Cabeza" y "Cha Cha Cha" en donde compartió pantalla con Alfredo Casero, Diego Capusotto, Fabio Alberti, Favio Posca, Mariana Briski y Mex Urtizberea. También desarrollo sus dotes como guionista presentando la obra de teatro "Jamel", que interpretó junto a Carlos Belloso, Ernesto Claudio y Marcelo Mazzarello. Hace unos meses, hablamos en Falso Contacto sobre uno de sus últimos proyectos: "Romanos" una serie web escrita por él y dirigida por Andrés Cedrón que se estrenó hace unos meses en cable a través del canal I-Sat.

Que en paz descanse este tremendo actor que nos hizo reir y llorar por igual a lo largo de su carrera. Desde este espacio realizamos un pequeño homenaje recordando la entrevista que realizamos hace unos meses.

https://www.mixcloud.com/falsocontacto/26-07-2017-entrevista-a-pablo-cedr%C3%B3n/

COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN ARGENTINA DE ACTORES.

FALLECIÓ EL ACTOR PABLO CEDRÓN

El 1° de noviembre falleció el actor Pablo Cedrón. Tenía 58 años. Su extensa trayectoria, con 31 años de afiliación a la Asociación Argentina de Actores, incluye destacados trabajos en cine, televisión y teatro. Nuestras condolencias a su familia y amigos, acompañándolos en este duro momento.

Comenzó su labor artística en 1971 junto a su tío, el director cinematográfico Jorge Cedrón, participando en el film "El habilitado". Luego, trabajó en "La Raulito" de Lautaro Murúa, "El juguete rabioso" de Aníbal Di Salvo y José M. Paolantonio, "Las barras bravas" de Enrique Carreras. Entre los numerosos títulos en los que trabajó encontramos "Felicidades" de Lucho Bender, "El aura" de Fabián Bielinsky, "Aballay" de Fernando Spiner, "El viento" de Eduardo Mignona. Su última película fue "El otro hermano" de Adrián Caetano, estrenada en marzo de 2017.

En televisión, alcanzó una gran popularidad en la década de 1990 gracias a su trabajo en los programas "De la cabeza" y "Cha cha cha" junto a Alfredo Casero, Mex Urtizberea, Mariana Briski, Diego Capusotto, Fabio Alberti y Favio Posca. Integró los elencos de los ciclos "Farsantes", "Historia de un clan", "Carola Casini", "Sos mi vida", "Malparida", "Sin código", "Mujeres asesinas", "Campeones". Su última aparición en el ámbito audiovisual fue en la serie web "Romanos" protagonizada junto a Gonzalo Urtizberea, Pablo Plandolit y Martín Lavini, estrenada en abril de 2017.

En teatro, presentó los espectáculos "Dios perro" junto a Dolores Fonzi, Luis Machín y Carolina Fal; "El movimiento" con Céline Latil; "Gigoló", dirigida por Susana Toscano, con Andrea Bonnelli, Michel Noher, Mario Alarcón y Victor Hugo Vieyra; "Días eternos" junto a Max Berliner y Marcelo Mazzarello, entre otros. Como dramaturgo, presentó la obra "Jamel", que también interpretó junto a Carlos Belloso, Ernesto Claudio y Marcelo Mazzarello.

Leer más ...

Carlos Belloso: El Arte después de la Guerra.

Multifacético, talentoso, creativo, actor, músico, dibujante y escritor. Carlos Belloso es uno de los artistas más reconocidos por su trabajo en televisión interpretando personajes queribles como el inolvidable "Vasquito" de la novela Campeones. También por su faceta más oscura en roles como el narcotraficante y psicópata Eric Le Blanc en la película Baires. Una persona muy respetado por sus colegas por su talento y su humildad . Pero todo este camino hubiese sido imposible si el 2 de abril de 1982 no se declaraba la Guerra de Malvinas en donde fue conscripto en el aeropuerto de la ciudad de Río Gallegos. Esos meses de miedo e incertidumbre le cambiaron la mirada de la vida con tan sólo 18 años. Después de una depresión muy grande, decidió tomar un camino inusual para el mandato familiar que le sirvió para exorcizar los traumas que le dejó Malvinas: el arte después de la guerra.

¿Cómo nació tu vocación de actor?

Cuando yo era chico siempre tenía inclinaciones artísticas. Me gustaba mucho el dibujo, mirarme al espejo, actuar y ver otra persona en el reflejo que hacía caras y muecas. No me gustaba tanto leer como escribir algunas cosas. Pero en mi familia no era visto como algo normal que uno sea actor, pintor o cantante. Estaba ese precepto de que ser un cantante era ser un vago. O ser actor era ser homosexual. Se pensaba cualquier cosa. Estaba el mandato de ganarse la vida con armas nobles de laburante. Pero cuando planteé ganarme la vida de esta manera era como un desorden de la naturaleza. Hubo influencias de parte de mi hermana que se fue desmarcando de esos mandatos familiares y depositaba en mi, que era el hermano menor, ciertas tendencias a leer y escribir más cercano a lo artístico. A mí me agradaba mucho ese camino hasta que en un momento se planteó como forma de vida. Entonces me paré de patas en la familia y tuve un enfrentamiento con mi papá en base a que iba a ser de mi futuro o como iba a ganar dinero.  Por suerte pude seguir actuación y no otra cosa que me hubiese dado otro tipo de vida.

Más allá de cómo pude ganarme la vida en base a mi oficio, la actuación fue descubrir algo que me expresaba. Eso fue lo mágico de mi profesión. Encontré algo que realmente me identificara y al mismo tiempo que me expresara totalmente. Tenía muchas cosas que decir.

Tenes una carrera con personajes muy queridos que se han vuelto populares gracias a la televisión y el cine pero también tenes un recorrido en el teatro Under con personajes más oscuros. ¿ Cómo jugas con eso? Porque compones personajes que tienen en común una impronta muy fuerte sin importar su rol protagónico o de reparto.

Hay muchas influencias en mi búsqueda expresiva. A mi marcaron mucho la películas mudas y sobre todo las de Lon Chaney, a través de mi padre. Soy un fanático y pienso que fue el mejor actor que hubo de todos los tiempos. Quizás si me hubiera influido otro actor menos expresivo hubiese ido por otro lado. Sin embargo siento que esa veta me permitió poner muchas cosas propias. También tengo mucha formación en teatro desde lo académico y a su vez cuento con una especie de voracidad de lo que puede ser el teatro como expresión. Es por eso que me metí a leer y experimentar con ciertas cosas que pude hacerlo en lugares Under o quizás Off. Después, ciertas cosas compró el cine y la televisión. A su vez, en este último tiempo en el teatro comercial, puedo llegar a expresarme de ese modo, como ese el caso de Pillow Man, en donde pude hacer un personaje más oscuro y realmente muy "Lonchanesco".

Las influencias empiezan a tallar en ese sentido y todo el aprendizaje se vuelca en los personajes que son intensos y que trascienden un poco lo que dicen.  En un punto también me doy cuenta de las intenciones. Porque hay momentos en que es necesario guardarse y que el compañero que está en escena también se exprese de una forma intensa. Hay influencias y al mismo tiempo un oficio.

¿Cómo nace el dueto Los Melli junto a Damián Dreizik?

Los Melli surgieron de una obra que dirigía Viviana Tellas, una actriz, directora, música de rock y creadora de "Cleopatra, La Reina del Nilo" junto a las Bay Biscuit. En esa época trabajábamos mucho en lugares como el Parakultural en donde se cruzaba gente que hacía de todo.  En la obra, Viviana necesita actores que personifiquen a mellizos de un pueblo. Ella trabajaba en la Escuela Municipal de Arte Dramático en donde nos encontró a mí y a Damián Dreizik con quien estábamos siempre juntos y de hecho parecíamos hermanos mellizos. Mientras juntábamos dinero para realizar la obra, hicimos en el Parakultural el primer festival de Teatro Malo, en donde participábamos un grupo de actores del elenco de Viviana Tellas. Como los mellizos del pueblo hacíamos una obra dentro de la obra, comenzamos a recitar poesía repitiéndola a dúo.  Eso pegó muchísimo en la gente que nos pedía que siguiéramos. No teníamos ni nombre, pero el público empezó a reclamar "Queremos a Los Melli" y así fue como nos bautizaron.  Ese dúo trascendió la obra de Viviana Tellas en el que interpretábamos poemas que escribíamos junto a Damián. Es increíble como los personajes crecen a pesar de los directores o los autores. A partir de ahí, realizamos obras fuera del Parakultural en diversos teatros. La verdad es que tuvo un origen rarísimo.

¿Cómo te cambió la vida la Guerra de Malvinas?

Yo tenía 18 años cuando fui reclutado porque el servicio militar era obligatorio en ese entonces. Mi idea era hacer la conscripción como cualquier otro. Mi papá me decía que iba a estar bueno porque podía viajar y conocer amigos. Yo pensaba que era eso. Ni más ni menos.

También que te adiestraban a manejar armas por las dudas. Esas cosas que piensa un chico de 18 años de Munro.  Pero el 2 de abril se inició una guerra. Mi destino era en Comandante Piedra Buena, Santa Cruz, una localidad no muy alejada de Río Gallegos. Si a vos te dicen estando en Buenos Aires o en Jujuy "entramos en guerra por las Islas Malvinas" medio que la ves de afuera.  Yo me encontraba en el Teatro de Operaciones del Atlántico Sur y en una guerra no hay escapatoria porque si lo intentas te consideran desertor, te aplican una corte marcial y te ejecutan por traidor a la Patria. Esa no era una opción. Al mismo tiempo yo era de la División de Artillería que cumplía una función muy intensa debajo del paralelo 42 encargada de proteger las bases en tierra. A mí me tocó darle defensa con un cañón antiaéreo junto a mis compañeros al Aeropuerto de Río Gallegos. A medida que transcurría la guerra más nos acercábamos a las islas. Yo pertenecía al tercer relevo y el segundo ya se encontraba peleando en las Malvinas. Cuando estás en una guerra no cagás igual, no pensás igual, no dormís igual. Y al mismo tiempo, cuando termina todo, empecé a investigar gracias al acampe de Plaza de Mayo lo que realmente fue el conflicto de las Islas Malvinas por los libros de historia. Para nosotros nuestro libro insignia fue "El Informe Rattenbach" en donde vimos que nuestro regimiento estaba muy cerca del conflicto. Yo nunca estuve en las islas. Pero nuestro regimiento derribo un helicóptero Sea King con una ametralladora MAG cuando nos encontrábamos en Río Gallegos y hubo incursiones de Comandos ingleses. Todo eso fue muy intenso y es por esa razón que no dormís igual. Porque todas las noches eran una alerta roja permanente. Con 18 años fue realmente muy traumático y me cambió la forma de ver todo. Por eso también me hice artista. Me pregunté en manos de quien estamos y me pregunté porque no hacer lo que a uno le gusta cuando lo más probable es que te vayas de este planeta en cualquier momento.

En la guerra hay un marco absurdo en donde el ser humano puede entrar en un conflicto bélico con un enemigo en cualquier momento. Pero también está el detalle de encontrarte durante tres meses en condiciones infra humanas. El frío del sur te castiga mucho con 25 grados bajo cero, con mucho trabajo, sin poder conciliar el sueño y vivir completamente estresado. Y con el agravante de recibir el mensaje aterrado de tu familia que quiere ver cómo estás a cada momento.  Y no es como hoy en día que contás con un Wathsapp o un mail que enseguida saben en donde estás. Las cartas tardaban meses. A mi familia también les cambió la vida. La familia de los soldados tampoco fueron las mismas.  Fue un antes y un después.

El reclamos de los soldados continentales es lo justo. No tiene que ver con el dinero sino con el honor. Nosotros perdimos la guerra y no estamos reclamando bienes territoriales. Sólo reclamamos el reconocimiento de que, con 18 años, estuvimos a disposición de perder la vida por la Patria. Algo que cala hondo.

Por Guillermo Fernández

Leer más ...

Blues de los plomos

Paulo Soria: “La relación entre los músicos y los plomos es de amistad”.                                                     

En esta oportunidad vamos a reconocer el esfuerzo, muchas veces menospreciado, de quienes son parte fundamental de la movida del rock: los plomos. Son infinitas las horas de producción necesarias para que una banda se suba al escenario y de su show. Escenario repleto de cables, instrumentos y micrófonos, todo debe estar en su lugar exacto. “El blues de los plomos”, el documental dirigido por Paulo Soria y Gabriel Patrono, ilustra fehacientemente a este mítico personaje.

La película fue estrenada en 2013 y aún continúa de gira por distintos barrios porteños. También se encuentra disponible en plataformas digitales como YouTube, INCAA TV y Odeón. ”Queríamos contar la historia del rock desde otro punto de vista” comentó Soria. La producción además de contar la vida de los obreros del rock retrata la vuelta de Oveja Negra, una banda de los 80 compuesta por plomos de distintos artistas. Asimismo en su desarrollo aparecen testimonios de referentes de la movida como Marquitos, Rocky, Lebek y Bertoli, entre otros.

“Primero no sabíamos cómo era la relación del músico con los plomos, pero nos dimos cuenta que era una relación de amistad- aseguró Paulo - Lo vimos en el medio del trajín y nos sentimos identificados porque así encaramos nuestros proyectos. También quisimos enmarcarlo en Oveja Negra y como tocaban con sus hijos”.

El director recordó que con Gabriel Patrono tenían la intención de realizar una producción de la historia del rock, pero contada desde otro punto de vista. “Cuando investigamos el detrás de escena encontramos un universo muy rico en historias nunca difundidas” en el mismo sentido Soria aseveró que había pocas producciones con esta temática. “Nos cautivó el tema por contar” relató el guionista.

“A través de Pablo Votroski nos contactamos con Oveja Negra, conocía a Tomás Amante y nos enteramos de su vuelta para grabar un disco nuevo – comentó Soria- Pudimos filmar su reencuentro, cuando volvieron a grabar, tocar con sus hijos y volver a los escenarios”.

En otro sentido, subrayó que al contextualizar inevitablemente se contó una historia y una “movida del rock en particular”. “Se relata el origen de la palabra, los plomos vienen de la época del tango– aseguró el Soria – Entonces, decidimos ir lo más atrás con los plomos vivos cercanos, pero la intención fue contar como evolucionaba la historia de nuestro rock”.

Luego, descubrió detalles del encuentro con la leyenda del tango Alberto Podestá. Comentó que él siempre se encontraba en el bar Bayven de Lavalle y Montevideo. Un día Gabriel Patrono pasó a comentarle de la filmación, y Podestá le dijo: “Vos pasá por acá, yo estoy”. Entonces, cuando filmaron la entrevista de Héctor Stark les sobró tiempo y fueron al bar. Lo encontraron con los amigos tomando un café y los entrevistaron.

Por otra parte, el productor aseguró: “Nos sorprendió la repercusión en el público, por lo general un documental tiene vida corta. Arrancamos en 2009 y seguimos girando. Está en YouTube hace medio año y sin embargo nos invitan a pasarla en centros culturales” también comentó: “La respuesta del público es gratificante, evidentemente mueve hilos en las personas que no esperábamos”. En el mismo sentido, reveló cómo muchos plomos aparecieron  después del estreno y se apropiaron ella.

“La película debe llegar a la mayor cantidad de gente posible, por eso la colgamos en internet, nos pareció necesario” aseguró Paulo. En suma, recordó que no realizaron un estreno comercial, entonces para girar el film organizaron “movidas” con otras producciones referidas al mundo del rock. En relación a eso, comentó que siempre las condiciones fueron la difusión gratuita y tenerla en su canal.

En otro sentido, halagó la tarea de Gonzalo Cabré como empresario, ya que da trabajo a sus amigos- “Nos abrió las puertas del festival Pepsi Music y pudimos filmar como es trabajar con gente que no sabe quién toca o quizás no curte el rock – comentó Soria - Nos pareció interesante contrastarlo con un momento de la historia, como los 90, donde se profesionalizó el trabajo y ahora en cierta forma se perdió la pasión por el laburo”. Sin embargo, resaltó: “El caso de Jota, plomo de Almafuerte, está para mostrar que ese romanticismo y esa pasión no se perdió del todo, tratamos de buscar un equilibrio”.

Por último, comentó que la presencia de la vieja Barrios era el objetivo máximo del proyecto, por ser el emblema del plomaje argentino y haber compartido 34 años junto a Luis Alberto Spinetta.  “Nos facilitó el material de su gira, eso hizo crecer mucho a la película” reafirmó Paulo y concluyó: “¿Cómo no va a ser el plomo de Spinetta con lo emocional que es?”.

Leer más ...

Juan Acosta: "La vida es entusiasmo"

Juan Acosta, actor, músico, artista plástico. Un personaje multidisciplinario que con energía y humor lleva 30 años vinculado al mundo del arte en sus distintas facetas. En una entrevista exclusiva habló  de todo con Falso Contacto.

Te vinculaste desde chico con la música y la radio ¿Cómo fue que te llegaron esas pasiones?

“Yo tuve una banda punk. Marcelo Gobello (periodista) dice que soy la perla más escondida del rock. Yo empecé como músico, después me hice actor porque podía ganarme unos mangos así. Soy uno de los tantos que empezó con lo que se llamó ‘rock progresivo’ y que después se llamó alternativo. Esa etapa que terminó con la separación de Los Gatos y Almendra. Lo que pasa es que en un momento dado me empecé a ganar la vida como actor y dejé la guitarra. Después de muchos años, volví a estudiar con Vilanova. Si ahora me decís que quiero hacer, quiero tocar, es lo más lindo que hay.”

“Yo escuchaba desde la sociedad de fomento los Beatles a los 9 años. Cuando me mudé de barrio, el tano Carmelino me regala el primer disco de Led Zeppelin,  y cuando lo escuché me voló la cabeza. Escuché a Pappo. Un programa en radio Excélsior que se llamaba “Rock para mis amigos” donde se pasaba La Pesada, Manal, y uno era un pendejo y lo escuchaba. Había un programa que se llamaba “Modart en la noche” y nos sentábamos en la esquina a escucharlo.”

“Acá teníamos a Sandro, Horacio Ascheri  y los Pick-Ups que lo menciona Pappo en su libro, gente que hacía rock en castellano. Sandro iba a La Cueva y fue uno de los que comenzó con el rock en castellano. Jorge Álvarez, fundador de Mandioca fue una de las personas más importantes para el rock de acá, porque empezaron a editar discos.”

“Yo conozco muchos detalles de esa época. El disco de Tanguito tiene en un momento una voz, y esto lo sé porque me lo dijo Javier Martínez que es el que habla en ese disco, que dice: “en el baño de La Perla del Once compusiste la balsa”. Esto pasó porque Tanguito grabó su disco en horas que le sobraban a Manal en el estudio ION,  y por ley tenía que aparecer la voz de un Manal.”

“La radio viene desde mis orígenes. Cuando era chico escuchaba radio porque no todo el mundo podía tener un televisor. La radio tiene una magia que no la tiene ninguna de las otras artes. Tiene ese mundo que despierta en otro la imaginación.”

Hiciste un Programa en Canal A llamado Arte Vivo donde te relacionaste con artistas plásticos bastante inaccesibles ¿Cómo fue la experiencia?

“El tema es que los personajes eran difíciles pero yo soy fácil. Cuando los tipos me veían a mi decían ‘que bueno que vino Juan Acosta y no un crítico de arte’, y se copaban. Para mí fue una experiencia maravillosa. Lo hice con Hernán Ameijeiras que está en la revista Barcelona, que era un muy buen productor. Él me hacía una lista con 30 preguntas y yo lo acomodaba. También sé del tema viste. El capítulo con Regazzoni es un clásico, como cuando Pappo le dijo a DJ Dero: "Él que toca soy yo" (esto en el programa Sábado Bus). Yo estaba en la mesa ese día y me gané el auto, pero nadie se acuerda. Regazzoni es un loco, me hizo probar unas milanesas de avestruz que casi me muero.”

Sos parte de la televisión argentina ¿Cómo ves la televisión actual?

“Soy un enfermo de la televisión. Es mi laburo. A través de la televisión miro cosas que luego uso en mi trabajo. Es una herramienta. Hoy la televisión es una porquería. Ponen a cuatro tarados que dicen cualquier cosa y ya tenés un programa. El negocio es pelearse.”

“Es muy difícil un programa como el de Gasalla o Cha cha cha hoy en día. El gordo Casero iba a hacer la peluquería de Don Mateo y se fue. Hoy fui a grabar un personaje para una sitcom y parecía una oficina. En otra época la televisión era una fiesta. Yo no sé si eso va a volver porque casi no queda gente del palo como antes.  Para hacer todo eso hay que ser inteligente y te tienen que dar bola los productores. Saturday Night Live lleva cuarenta años al aire. Pero ellos lo pueden hacer porque tienen un mercado y ensayan toda la semana para eso y acá sale más barato otra cosa.”

“La televisión es cultura, como lo es el cine. El humor también es cultura y te hace pensar, te abre el bocho. Hoy se prioriza el quilombo.”

¿Qué proyectos tenes para el futuro?

Ahora voy a tratar de comer, por eso me tengo que buscar algún laburo (risas). Voy a hacer un poco de humor con Alacrán (Rodolfo Samso). Vamos a hacer todos los viernes dos funciones en el Complejo La Plaza desde el tercer viernes de abril."

 “Estuve en San Luis trabajando, en Merlo. Mis padres son de ahí, de Renca. Fui a ver la tumba de mi abuelo de 1931. El lugar está muy relacionado con la piedra. Tengo un proyecto para hacer una película que se llama “Milagro en el pueblo”, que es un homenaje al picapedrero. Tengo el guion escrito. A mí me gusta mucho estar generando cosas que nos den entusiasmo. La vida es entusiasmo.”

"Por suerte, todo lo que hago hasta ahora me permitió tratar con los mejores. Es como jugar a la pelota con Tévez. Los artistas tenemos un lado que la gente por ahí no entiende. El otro día veía un reportaje de Spinetta que decía que la gente enaltece demasiado la figura de un artista. Yo creo que somos gente común que a veces somos peor que las personas que no hacen nada. Pero es lo que me toca vivir a mí y lo vivo con felicidad."

Hace clic acá para escuchar la nota entera

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
Дюшеме http://www.emsien3.com/дюшеме от EMSIEN-3
Дървени летви - колчета http://www.emsien3.com/letvi от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3