Menu

Entrevista a Rodolfo García

Rodolfo García es uno de los próceres del rock nacional. Su compromiso con el arte, la música y la sociedad lo han llevado compartir escenarios con los más variados artistas del país y a ocupar cargos políticos para el desarrollo de la cultura. Fue baterista de Almendra, Aquelarre, Tantor y La Barraca. También ocupó el cargo de Director Nacional de Artes en 2014, el rol de organizador de ciclos musicales en ECuNHi (Espacio Cultural Nuestros Hijos) y en el mítico bar La Perla del Once, que cerró sus puertas hace apenas unos días para convertirse en una pizzería. Hermanos de vida desde siempre del querido Luis Alberto Spinetta, tuvo el placer de grabar y producir junto a Daniel Ferrón el último disco del Flaco: Los Amigo. Este trabajo fue la primera obra póstuma que se publicó luego del fallecimiento de Spinetta y que recibió el premio Gardel de Oro en el año 2016.

En exclusivo en Falso Contacto, conversamos sobre el cierre de La Perla y su recuerdo de uno de los shows más importantes en la historia de nuestro país: Spinetta y las Bandas Eternas.

En el baño de La Perla del Once compusiste la balsa

"La Perla fue algo que me dejó una experiencia impresionante. La participación del público fue delineando el propio perfil. Cuando arrancamos hace más de cinco años, la idea era que participen artistas de diversas generaciones y fue la gente la que brindo su apoyo a los artistas históricos. Fue importante porque el lugar tenía una impronta distinta al resto de los lugares en los que se ofrece música en Buenos Aires y generó un resultado muy interesante.

Por supuesto que desaparezca un lugar así genera tristeza porque, a pesar que no son pocos los lugares en donde se escucha música en la ciudad, cualquier lugar que se cierre no es una buena noticia. Pero en el caso de La Perla yo creo que era un final anunciado. Yo me había retirado bastante tiempo atrás de la fecha en que cerro previendo que esto iba a ocurrir.

No había un acompañamiento de los dueños del lugar comparable a lo que hacían los músicos que participaban y quienes estábamos en la parte organizativa de los programas. Era totalmente desigual. Un lugar como este, bien manejado, estaba destinado a crecer día a día ofreciendo cosas de mejor nivel. Por lo menos es lo que yo pienso. Lamentablemente no ocurrió de esta manera. Así como hay proyectos que nacen, se desarrollan y crecen, hay otros que el circuito es diferente: nacen, se desarrollan, se agotan y terminan. No es el caso en que sus dueños luchan a brazo partido para ofrecer mejores cosas y que dados los escollos que tienen por delante terminan cerrando y clausurando un sitio. En este caso se podía ver desde bastante antes lo que iba a suceder y esta fue una de las razones por las que me fui. Yo se lo plantee a los dueños y les dije que como estaba planteado el tema me parecía un proyecto perdedor y me bajo. No quiero estar el día de la caida final. Pero era absolutamente previsible, al menos, desde mi punto de vista.

Yo no era habitué de La Perla. Caí un par de veces pero como un ciudadano más que para a tomar un café en algún bar. Lo que distinguía a La Perla de otros lugares era que estaba abierta las 24 horas del día. No era el único lugar en la ciudad porque había en cada barrio un lugar así. Esos lugares en donde vos llegabas después de alguna reunión, una fiesta, un cumpleaños o lo que sea y no querías irte a dormir. Entonces pasábamos a tomar una última copa sabiendo que el lugar que elegías iba a estar abierto. Es por eso que La Perla era un punto de encuentro de cierta gente relacionada con el rock que caían ahí a última hora. También la bohemia local paraba ahí o los pasajeros del tren de la Linea Sarmiento que esperaban que salga la primera formación, estudiantes universitarios que preparaban alguna materia tomando café, una mezcla interesante.

Los ciclos como los de La Perla o el año pasado en el Teatro Roma. Es muy gratificante ver artistas grandes (ya estamos grandes) que siguen con el mismo ímpetu de cuando eran adolecentes y que no se resignan solamente a recrear temas que fueron éxito en su momento y se ponen a vivir sólo del pasado. Por supuesto que en sus show tocan estos temas que la gente reclama pero son artistas que siguen componiendo, preparando temas, continúan aportando cosas nuevas. Soule, Vox Dei, Javier Martínez, siguen sacando discos cada año y medio. Ellos continuan empujando y ofreciendo cosas nuevas que la gente lo agradece mucho. Eso es una satisfacción muy grande y me parece que está muy lejos de otros géneros que están un poco más decadentes del tipo que sigue aferrado a aquel tema que tuvo algún tipo de repercusión y hoy lo sigue recreando".

 

Spinetta y Las Bandas Eternas.

Hace unos días, Sony Music reeditó el material de Spinetta y las Bandas Eternas, el registro de esa inolvidable noche de diciembre de 2009 en Vélez.

La nueva tanda consta de 3 CDs y 3 DVDs con material mejorado e incluirá archivos gráficos y audiovisuales nunca antes vistos. Además, vendrá acompañado de un libro con imágenes del concierto y los respectivos ensayos. Como yapa, el tercer dvd se formó con anotaciones de puño y letra del Flaco cuando visualizó todo el material crudo que había quedado tras el show. La hija de Luis Alberto, Catarina, publicó en su twitter un video presentando el material que trae esta nueva reedición.

Por su parte, Rodolfo García recordó como su entrañable amigo le proponía participar de este increíble proyecto.

"Cuando surgió lo de Las Bandas Eternas con el Flaco ya veníamos ensayando con lo que después se convirtió en Los Amigo. Nos veníamos juntando en mi casa todos los miércoles a la tarde a tocar, a zapar y a disfrutar haciendo música. En uno de esos ensayos, el Flaco comentó que le habían hecho una propuesta que a él le había resultado interesante y nos explicó el esquema que era tremendamente ambicioso. A mí me pareció muy interesante pero imposible de concretar. Lo escuché con toda atención y le dije: "que linda idea lástima que no se pueda hacer". De todas maneras le señalé que cuente conmigo para concretar el show y afortunadamente se pudo hacer. Fue algo increíble desde muchos puntos de vista. Por empezar que la mayoría de la gente que maneja hoy el espectáculo masivo en la Argentina no creía en eso y decían que el Flaco no podía llenar un estadio ni aún con entrada gratuita. Textual de los tipos".

"Fue algo muy intenso ya desde los preparativos y los ensayos. Era algo muy loco volver a encontrarnos en la sala de ensayo que se había destinado con el Negro Black Amaya, Carlos Cutaia o David Lebón como ocurría en la vieja época en el pasillo de un teatro o un festival. Ya eso fue muy fuerte. También escuchar esas bandas sonando mejor que en su apogeo cuarenta años atrás. Por último, el concierto ese mismo día. La emoción de la gente junto con la emoción nuestra. Había personas llorando por lo que estaba pasando. Algunos de nosotros también. Era muy intensa la energía que venía de abajo. Dos días después yo no podía bajar. Era como caminar a cincuenta centímetros del piso. Yo vi el concierto de punta a punta desde la mesa de monitoreo a un costado del escenario. He estado en diferentes circunstancias en ese lugar y nos solemos juntar con los músicos a charlar pero esa noche estábamos todos en silencio con la ansiedad de no perderte ni diez segundos de lo que estaba pasando en el escenario. Era muy fuerte".

PARA ESCUCHAR LA NOTA COMPLETA HACE CLIC ACÁ

Foto: Victoria Schwindt

Leer más ...

Machi Rufino prepara su disco solista

Machi Ruffino es considerado uno de los mejores bajistas de la historia del rock nacional. Ladero de grandes como Pappo y Luis Alberto Spinetta, su trayectoria abarca los últimos 40 años de la música argentina. En una entrevista exclusiva, charló de todo con Falso Contacto.

Fuiste parte de un momento excepcional del rock nacional ¿cómo lo viviste vos?

“Son esas cosas que ocurren simplemente porque se dan las circunstancias. Yo no creo que tenga nada en especial. Nada más que después, cuando pasa el tiempo, se empieza a hacer una especie de historia. Pero en el momento que pasó, vos no tenías ni la más remota idea de que eso podría llegar a tener alguna vez un registro histórico. Uno simplemente tocaba y trataba de hacer música.”

Tocaste con Pappo y Spinetta, ¿podrías darnos tu visión de esas dos leyendas, esos dos genios del rock nacional?

“No es mucho lo que yo pueda agregar a lo que ya se conoce. Vos recién dijiste dos genios. Sí, yo coincido. La genialidad esta en muchas cosas, no solamente en como tocar el instrumento. También la persona y un montón de cosas que están vinculadas con el ser.”

“Hubo una época en que a Pappo se lo empezó a tildar de cuadrado, de simplote, sin que hubiera ningún fundamento para decir semejantes cosas de él. Pero la vida se encarga de poner las cosas en su lugar y, los que boquean al divino botón, quedan totalmente con los pantalones bajos. A Pappo lo invitó BB King a tocar en el Madison Square Garden de New York. Decime cuántos guitarristas argentinos o no argentinos pueden decir lo mismo. Si eso no te sirve para entender lo que era Pappo… Lo invitó porque le gustaba como tocaba. Bueno, ese era Pappo musicalmente. Era un tipo que tocaba increíblemente bien, y que podía tocar con cualquier clase de instrumento y siempre sonaba igual, con guitarras buenas o malas, él era Pappo y agarraba una guitarra y te arrancaba la cabeza.”

“Yo le debo mucho a Pappo. Le debo haberme sacado del anonimato. Yo no era nadie cuando toque con él, y por haber tocado con El Carpo, después toqué con Spinetta. Si yo no hubiese pasado por Pappo’s Blues probablemente nunca hubiera tocado con Spinetta. Y esto me lo dijo Luis. Yo un día le pregunte: “¿Cómo se te ocurrió venir a tocarme el timbre?” Me dice: “Mira Machi, yo te vi tocar con Pappo y me volaron la peluca, entonces yo ahí dije, yo quiero tocar con estos tipos”, en referencia a Pomo y a mí. Pero bueno, cuando se dio la separación, ahí nomás Luis me propuso hacer algo que luego se transformó en Invisible.”

“Una vez a Pappo le preguntaron cuál había sido la mejor formación de Pappo´s Blues y contestó: “Para que me preguntan si todos lo saben y lo dicen, fue con Pomo y Machi”. Así lo dijo él. Eso me lo acuerdo y me pone la piel de gallina."

“Volumen 3 está grabado en vivo. Lo único que se puso en sobregrabación son las voces por una cuestión técnica. Esto se debe a que tocábamos muchísimo, diez veces por fin de semana. Y claramente hubo una química que se dio desde el principio. Recuerdo que en nuestro primer show, para calentar antes de subir al escenario, tocamos “All along the watchtower”, la versión de Jimi Hendrix, y sonó increíble. Con un solo de Pappo tremendo que me hizo creer que estar en esa banda era estar en el paraíso."

En 1977 tocás con Spinetta en el disco “A 18 minutos del Sol”, y hace poco tocaste en La Trastienda ese disco completo. ¿Cómo fue volver a tocar esos temas?

“Yo soy el único sobreviviente de ese disco. Diego Rapopport que tocó teclados , Osvaldo Lopez que tocó la batería y Luis no están más. Solo queda Gustavo Spinetta que grabó la batería en un tema. Hay una carga medio rara en todo eso pero yo no soy supersticioso”

“La razón para tocar esa música fue porque grabé en el disco con Luis y fui testigo de cómo fue rechazado, no solamente por el público sino también por la crítica, que no se bancaba la tendencia jazzística del disco.”

“Muchos años después Luis cuenta que “A 18 minutos del Sol” era su mejor disco, el que más le gustaba”

“Yo no fui el gestor del proyecto [el show en La Trastienda], fue Luis Ceravolo. Se sumaron Guillermo Arom y Andres Beeusaert a la banda, y  lo hice casi como un homenaje a Luis y a ese disco bastardeado. Llenamos dos veces La Trastienda y fueron dos recitales muy buenos. Con una gran recepción de la gente.”

Tenés la versatilidad como una de tus virtudes. ¿Cómo es para vos tocar tantos estilos?

“La primera crítica que salió de un concierto de Invisible decía que era increíble que Pomo y yo, que tocábamos con Pappo, estuviésemos haciendo otra cosa tan diferente. Un músico es un tipo que puede tocar cualquier música. Yo toqué muchos años con los más grandes músicos de jazz argentino. Toqué 4 años con Babi Lopez Furch y Jorge Navarro. Toqué con muchos grandes que no tienen prensa y la gente me decía “¡qué lástima que no estás tocando!”

“A mí me gusta toda la música, el flamenco, la música brasileña. Hasta música tecno escucho. Y como me gusta toda la música, me gustaría poder tocarla...”

“Hay mucha música comercial muy buena y eso parece estar mal visto. Los Beatles y Los Rolling Stones hacían música comercial y eran buenísimos.”

¿Cómo te llevás con la tecnología?

“Muy bien. Me gusta y se mucho. Yo trabajé como técnico de grabación. Hice cursos de Pro Tools y más. Grabé y mezclé el disco “Chaco” de Illia Kuryaki. La creatividad es irremplazable, pero uno se puede valer de la tecnología para hacer mejores cosas. He grabado audios en casa y las envié por WeTransfer a otra persona para que lo mezcle en otro lado, y eso es fantástico.”

¿En qué estás trabajando?

“Estoy grabando mi primer disco solista de canciones con el productor del disco “Raiz Spinetta”, Nestor Diaz, con quien encontré un alter ego. Sacaré el disco solista este año. Va a salir por un sello importante. Tengo dos temas grabados y por ahora no tiene nombre. Tengo una letra que me dio León Gieco que le voy a poner música también.”

“Hoy me siento más activo que nunca. Estoy tocando con Lito Epumer y Cristian Judurcha hace 8 años y componiendo para mi disco.”

El bajo, su melomanía y las nuevas bandas

“Yo no soy fanático del bajo. Toco el bajo casi por accidente. Hace treinta y pico de años toco con un bajo Fender. Quise tocar el violín y no pude por cuestiones físicas. Pero si tuviera que elegir hoy un instrumento seria la batería o el piano. Lamento si alguien se ofende por esto.”

“Lo mejor que hago es escuchar música. Y si me gusta lo que escucho, tengo ganas de tocarlo.”

“Veo bandas nuevas todo el tiempo. Me gusta Huevo, la banda rosarina. Me gusta Eruca Sativa. Me parece que hay grandes bandas hoy y reniego de aquellos que dicen que ya no pasa nada en la música argentina.”

Hace clic acá para escuchar la nota completa

Leer más ...

Una vida hermosa: el libro de Miguel Grinberg sobre Spinetta

Escribir sobre un artista con tanta amplitud y diversidad en su obra y la personalidad tan atrapante como la de Luis Alberto Spinetta, no es fácil. Escribir sobre la obra artística de un amigo con esas características debe ser el doble de trabajoso. Sin embargo, la tarea de Miguel Grinberg estuvo clara desde hacía mucho tiempo: como si siempre supiese que esa amistad surgida en la década del setenta con Luis tendría que ser revisada y analizada para tomar la forma de un libro.

El sábado 19 de septiembre se presentó "Una vida Hermosa", la publicación del periodista y escritor Miguel Grinberg en el que plasma los momentos vividos y su relación con Luis Alberto Spinetta. Allí se recorre fundamentalmente la obra poética del artista, tomando como punto de inicio el libro editado en 1978, "Guitarra Negra", único libro editado por Spinetta. El evento se realizó en el centro cultural "Estación del Deseo", ubicado en la localidad de Flores. Pero además de la lectura de un fragmento del libro, Grinberg se dio el gusto de invitar a la banda Amel, grupo integrado por el baterista y artista Gustavo Spinetta, hermano menor de Luis Alberto. Ambos se conocen desde la época de "Artaud", disco emblemático del rock nacional en el que Gustavo participó en la grabación de algunos temas y Miguel se encargó de la producción de las primeras presentaciones.

Ambos plasmaron su visión en Falso Contacto sobre el legado cultural que deja Luis Alberto Spinetta para el futuro.

Miguel ¿Cómo surge la idea de este libro?

"La idea probablemente estuvo siempre, especialmente el título, que surge de una antigua entrevista con Luis Alberto en el año 1976 para el libro "Como Vino la Mano". Después surgió la posibilidad de llegar a un acuerdo de publicación con la editorial Atlántida y me llevó dos años lograr escalar el libro. Al punto tal que me ofrecieron desistir sin ningún tipo de rencor porque, por momentos, no me resultaban satisfactorios los resultados. No quería hacer una biografía ni quería hacer una lágrima extendida en el tiempo, sino que quería reconstruir la presencia de Luis Alberto pero a partir de su ser poético. Y el punto de partida fue un montón de frases que yo tenía marcadas en "Guitarra Negra", que lo releía y me expresaban cosas. Fue ahí que empecé a abordar prosas, fui adelantando a la editorial y me dieron luz verde para ir adelante con todo. Salvo los momento en que no me gustaba lo que resultaba y lo tiraba, logré después de dos años materializarlo y lo que conseguimos, con la paciencia de la editorial y la obstinación mía, fue un libro que verdaderamente se sostiene sólo".

¿Cómo fue tu relación con Luis Alberto?

"Tenía muchos momentos de proximidad con Luis Alberto. Sobre todo cuando yo hacía en Radio Municipal el programa "El Son Progresivo" y nos reuníamos con los Almendra en la casa de Jorge Pistocchi y surgió la idea de hacer encuentros de público y músicos de rock en el Parque Centenario durante el Gobierno Militar, todavía de Lanusse. En esas situaciones se fueron bordando afectos inevitables que se fortalecieron cuando Luis me pidió que le produjera los recitales de presentación de Artaud en el Teatro Astral. Así fue como se bordó la amistad. Y algo que sin haberlo previsto derivó en una fraternidad. Fue un privilegio el poder visitarlo en su casa, trabar relación con su papá, Luis Santiago, también poeta y cantor. Aquí estamos, sin Luis físicamente pero con Luis espiritualmente".

"La relación que yo tenía con Luis estaba basada en la lealtad. El era muy querible y además muy expresivo y comunicativo. Entonces, digamos que fue una celebración mutua".

¿Cuál fue tu sensación cuando te enteraste del proyecto de ley que lleva la música de Luis Alberto a las escuelas del país?

"Algo que siempre tuve presente, y es que Luis siempre combatió el culto de la personalidad, y que por favor no lo conviertan en una estatuita de bronce. Eso sería importante que no sucediera".

Por su parte, Gustavo Spinetta participó de la presentación con su banda Amel y habló con Falso Contacto.

¿Tenías conocimiento sobre este libro que Miguel Grinberg estaba escribiendo?

En realidad no tenía conocimiento. Me enteré cuando se armó este evento en el que Miguel se conectó con nosotros para que participáramos. Le estoy muy agradecido y es un orgullo participar de esto. Me acuerdo de las épocas en que Luis tenía tanto contacto con Miguel. O él venía a casa o yo me iba con Luis hacia algún lugar en donde Miguel estuviera. Siempre los momentos en que ellos han estado juntos son momentos muy importantes, como en la presentación del disco Artaud, que fue promovido por Miguel. Fueron momentos claves en los que Miguel intervino y por eso también él puede mostrar lo que puede mostrar. Desde las fotos que estamos viendo hasta lo que logró escribir.

¿Qué visión deja para la cultura Luis?

Bueno, se está viendo un poco eso con la publicación de los libros por parte del Ministerio de Educación de una parte de la obra, muy poca en realidad. Son 26 temas que se eligieron en donde hay transcripciones de la música. Es fantástico que se haya promovido eso, no sólo por Luis. La penetración que ha tenido la música de él se está viendo día a día porque ha llegado a todos los rincones del país. Gente que se ha sensibilizado con su arte de todas las épocas, incluso las nuevas y se abre con esto una puerta para que otros músicos y otros artistas tengan acceso para poder ser enseñados en las escuelas en forma, por ahí más directa. Por ejemplo, la música de Luis tienen cosas que no son fáciles. Eso también hace al acerbo cultural, que la cosa no sea tan fácil y a la vez requiere que haya una buena transcripción de la obra porque sino uno toca cualquier cosa. Me parece absolutamente genial y es indudable la trascendencia que ha tenido".

"También se ve eso en ese álbum triple que se hizo, "Raíz Spinetta" donde son alrededor de 50 obras de Luis hechas por folkloristas de todo el país, de todos los géneros y vertientes del folckore nacional que se hacen presentes. Es increíble como se amalgama la obra de él, como se asimila, porque lo contiene, así como contiene a la música ciudadana y a toda la música. Entonces, la riqueza que Luis representa es enorme hablando de la música y ni hablar de la poesía, el mensaje que transmite y como ha manejado la palabra en todo sentido. Cuando él habla más allá de la obra, también está haciendo "como" una obra, porque es muy inteligente lo que dice y es digno de tomarse en cuenta".

¿Tenés algunos temas favoritos de Luis?

Uh ¡no podría decirlo! Porque la verdad que eso me va cambiando todo el tiempo. Yo la escucho constantemente, no puedo no escucharla. A través de Facebook, por ejemplo, siempre ponen cosas de Luis o si no las voy a buscar yo. Así también se presenta en los músicos con los que estoy. Es algo que está rondándome en todo momento y que cambia. A veces me encariño con un tema y después con otro. La verdad, no te podría decir.

¿Cómo fue la grabación del disco nuevo de AMEL?

Sinceramente fue muy gratificante. Lo hicimos en un medio ideal como es el Estudio El Pié. Con los técnicos que son maravillosos y la producción de Tweety González. Participó "El nono" Dipeco y un montón de otra gente que son maravillosos, que nos fueron allanando el camino de alguna manera y que permitieron que la grabación haya sido altamente disfrutable. Y el resultado es tremendo para mí. Estoy muy contento y muy orgulloso.

ESCUCHA UN FRAGMENTO DEL NUEVO LIBRO DE MIGUEL GRINBERG:

https://www.mixcloud.com/…/falso-contacto-01-miguel-grinbe…/

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
Дюшеме http://www.emsien3.com/дюшеме от EMSIEN-3
Дървени летви - колчета http://www.emsien3.com/letvi от ЕМСИЕН-3
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3